Acerca de Nosotros / La Historia de Marchand

Marchand es una empresa familiar fundada por Irina Predusel en 1992, poco después de la caída del Bloque del Este. Antes de empezar a tratar con tripas naturales, nos dedicamos a una serie de actividades como operar un matadero de vacuno como también supermercados. Desde que comenzamos a trabajar con tripas naturales en 1996, nuestra administración ha canalizado continuamente toda su energía en ofrecer mejores productos a las fábricas de embutidos alrededor de Rumania y la construcción de una sólida reputación.
Esta dedicación es reafirmada por el aumento inmediato de la compañía en el mercado de tripas naturales; Marchand en 2000 ya era el mayor importador y distribuidor en el mercado. Marchand jugó con orgullo un papel importante en el desarrollo de la industria de tripas naturales en Rumania, a través de la constante búsqueda y la apertura de nuevos mercados, mediante el establecimiento de nuevos estándares y llevando a cabo nuevas ideas, mientras que al mismo tiempo la construyendo un nombre sólido para Rumania como un importador relevante en el mercado internacional.

En 2006, la compañía inauguro unas instalaciones para la manufactura de última generación en Magurele, en el sur de Bucarest, y con ella dio comienzo a su propia producción de tripas naturales. Hoy en día, Marchand ya ha alcanzado un nivel notablemente alto de calidad en la producción de tripas naturales. Este logro ha sido posible gracias a la presencia de nuestra empresa en todas las etapas de la cadena de suministro: matadero, producción y distribución. Esta presencia estrecha y constante es la que permite a Marchand alcanzar el estándar deseado y el poder responder eficazmente a las necesidades de todos nuestros clientes.

Marchand también comenzó a tratar con los derivados de cerdo en el 2008. Este acontecimiento demuestra cómo la empresa ve su futuro; intentara añadir valor al animal donde sea que pueda y así distribuir parte de ese valor a sus socios.

En 2008, Marchand también comenzó a trabajar con los derivados del cerdo, este acontecimiento es la demostración de la visión de la compañía para el futuro: se trata de agregar valor al animal siempre que se pueda y distribuir parte de este valor a sus socios.

Desde 2012, nuestra gestión se ha convertido de segunda generación, y la compañía está más decidida que nunca a continuar con su compromiso de ser un actor clave en el mercado rumano y un competidor activo en los mercados internacionales.